Turismo Aventura en la Patagonia: Información para Ascenso al Volcan Lanín

16 05 2008

Dificultad: Alta. Imprescindible estar en muy buen estado físico.

CUMBRE DEL VOLCAN

Epoca: Estival del 1º de octubre hasta el 31 de mayo del año siguiente. Invernal del 1º de junio al 30 de septiembre.

Duración: 2-3 días.

Guardaparque: Tromen (Seccional río Turbio).

Advertencia: Antes de iniciar la ascensión es obligatorio registrarse en la Seccional de río Turbio (Tromen), para ascender por las caras norte y este, y asesorarse sobre las normativas que regulan esta actividad (Presione aquí). En caso de querer realizar la travesía por la cara sur deberá registrarse en la seccional de Puerto Canoas (Huechulafquen).

Además se debe contar con el equipo técnico obligatorio y es obligatorio ascender acompañado con un guía de cordillera y trekking habilitado por el Parque. Cada 8 integrantes de la expedición deberá haber un Guía habilitado.

Atractivo: Impresionante vista panorámica. Aproximación a glaciares. Acceso a la cumbre de mayor importancia y altura del Parque.

 

Descripción: El único trayecto utilizable es el señalizado Camino de Mulas, ya que los restantes se encuentran cerrados por razones de seguridad. Éste accede a los refugios R.I.M. 26 (a 2350 m.s.n.m.) o Club Andino de Junín de los Andes a 2600 m.s.n.m. (C.A.J.A.), habiendo entre ellos aproximadamente media hora de distancia.
Se parte desde la seccional de Río Turbio, donde es obligatorio registrarse, desde allí se accede a un estacionamiento donde comienza el camino. La senda está marcada con estacas rojas y amarillas. Primero cruzará el río Turbio y luego ingresará al camino llamado Espina de Pescado. Los primeros 3 km el camino no tiene grandes pendientes hasta que dobla a la derecha y comienza a empinarse. A partir de allí comienza el Camino de Mulas. Luego de aproximadamente 3,5 km y algunas horas de caminata, se llega al refugio BIM 6, 800 metros más arriba el refugio del C.A.J.A. En caso de querer acceder a los refugios BIM 6 y RIM 26 deberá recorrer 500 metros.
Por más que el camino desde la base hasta los refugios no posee grandes pendientes, de todos modos la dificultad es mediana por haber sectores de acarreo.
Este primer tramo que va desde la base hasta los refugios son aproximadamente entre 5 y 7 horas de caminata.
Se debe pernoctar en estos refugios, para poder continuar a primera hora de la mañana la ascensión, para poder contar con las necesarias horas de luz natural y porque es cuando la nieve aún se encuentra dura. Para esto es necesario que el tiempo acompañe sin viento y con el cielo despejado, en caso contrario es posible que se deba regresar a la base sin poder hacer cumbre.
A partir del segundo tramo, desde los refugios hasta hacer cumbre, la dificultad es superior, con cada vez mayores pendientes.
Se debe ascender por el filo lateral derecho, hasta legar a una pared rocosa, que también se pasa por lado derecho. En la precumbre es posible encontrarse con nieve y hielo, haciéndose necesario recorrer los últimos metros por la depresión de la izquierda.
La cumbre se encuentra a 3776 m.s.n.m. luego de aproximadamente 6 o 7 horas más de caminata. La misma se encuentra cubierta por un glaciar, cuyas paredes tienen aproximadamente 80 metros de altura.
Luego de disfrutar de la hermosa vista panorámica y descansar otro tanto, se comienza el descenso que lleva aproximadamente unas 6 o 7 horas. El mismo puede realizarse en el día o pernoctar nuevamente en los refugios para hacerlo en dos tandas más tranquilamente.

Fuente:tresparques.com.ar / De: http://www.travel-patagonia.com/blog/?p=90





Diario de una aventura en el Monte Tronador

11 05 2008

“incomparables bellezas”
“creo que he encontrado la meta de mi vida”
“todo me resulta tan extraño, pero estoy muy tranquilo;
aquí estamos en un lugar más hermoso que cualquier otro – por qué tengo que seguir viaje?”

Otto Meiling, 1924, frases de su diario cuando avisto el Monte Tronador

Me encuentro en el Parque Nacional Nahuel Huapi, en la frontera de nuestro país con Chile, en Pampa Linda a 850 mts sobre el nivel del mar, la base de una de las montañas más bellas que al momento he tenido la suerte de vivir, el Tronador, un viejo volcán que luego de su muy antigua erupción quedo su cumbre conformada por tres picos, el chileno, el internacional y el argentino.

Su cima fue alcanzada por primera vez por Hermann Claussen en enero de 1934, luego de vanos intentos realizados por encumbrados escaladores que conformaron el incipiente Club Andino Bariloche, entre ellos uno de los grandes pioneros de nuestra Patagonia como fue Otto Meiling.

Sus tres picos están rodeados por varios glaciares que descienden de sus cumbres en forma de bravos ríos de hielo. En su avance descendente, al ir copiando la superficie de las laderas generan distintas formas de grietas, saltos y cascadas, como si fuesen hojas, que se abren y cierran en el pasar de los años, de un gigantesco libro. Estos centenarios torrentes helados siguen su lentísimo curso hasta los 1700/2000 mts, allí sus caras formada por enormes masas resquebrajadas cuelgan, como flecos de una gran alfombra blanca, amenazadores sobre las negras paredes de rocas verticales, surcadas por graciosas y delicadas cascadas. Es impresionante ver caer estos grandes Seracs, saltos de hasta 500mts, y es más sobrecogedor aun el oír su pavoroso estruendo, que repercute siniestramente en los cercanos valles como andanadas de poderosa artillería… de allí su nombre… El Tronador …

Su ascensión se realiza desde el lado argentino. Actualmente nos es recomendable procurar la conquista del pico internacional, ya que por el retroceso de los glaciares su cumbre ha quedado muy expuesta a avalanchas de hielo y a derrumbes de grandes rocas que se encuentran sueltas, varias de ellas en estado muy corroído. Es una montaña extensa, la aproximación a la cumbre es una larga travesía de mediana pendiente que se va recorriendo por sobre de sus glaciares, el ataque final al pico argentino representa una escalada exigente, con grampones, piquetas y preferiblemente encordados, ya que en algunos tramos su pendiente supera los 60 grados.

En esta expedición estuve acompañado por dos guías, de gran formación en escalada y hielo por sus pasos en la región del Chalten. El jefe del grupo fue Crai Ross (un duro descendiente de escoceses, que actualmente trabaja en esta montaña), secundando por Pablo Boticelli, quien vive en San Martín de los Andes, gran conocedor de otro espectacular volcán como es el Lanín.

La llegada a la base del Tronador desde Bariloche se realiza por el sinuoso camino que bordea uno de los lagos más lindos de esta zona, el Mascardi, De aguas color turquesa muy transparentes fruto de deshielos y también de los residuos glaciarios que recibe del Tronador. Su desembocadura forma el río Manso, que luego de turbulentos pasajes, ideales para la práctica del raftting, termina muriendo en las costas del Océano Pacífico.

Ya en Pampa Linda y luego de obtener la autorización de ascensión, comenzamos nuestra marcha bordeando las lechosas aguas del río Castaño Overa, formado por los deshielos del glaciar del mismo nombre… Realizados un par de kilómetros en este camino y nos vemos obligados a cruzar el río utilizando un viejo y precario puente formado por un enorme tronco de un gigantesco cohíue abatido por la vejez… Entramos en la zona del bosque, un mundo vegetal, una gran variedad de arbustos, pasajes de helechos y cañas, musgos, líquenes y criptógamas crecen vigorosamente sobre esta empinada y húmeda ladera…

Transitamos un zigzageante camino, conocido como el caracol, en medio de imponentes cohíues, raullíes y lengas, de edades centenarias, muchos de ellos con mayor antigüedad al descubrimiento de nuestro continente… A medida que avanzamos, comenzamos a ver, con mayor claridad, entre sus verdes copas la grandiosidad de los glaciares que circundan El Tronador… Toda la naturaleza se explaya a nuestro alrededor. ¡Que hermosos contraste! ¡Que estupenda maravilla!… A nuestro paso escuchamos una gran cantidad de cantos y silbidos de diversos pájaros… Un Carpintero sigue su repiqueteo en el tronco de un árbol a pesar de nuestra proximidad…

Seguimos el ascenso, la vegetación y la fauna comienzan a ralearse al ir tomando altura, el suelo cada vez más pedregoso. Nos lleva un par de horas alcanzar nuestra primer parada: La Almohadilla, una pampita a 1400 mts de altura. Hacemos un descanso, aprovechamos a hidratarnos y comer unas frutas secas, enseguida, sin perder calor corporal, seguimos camino por un sendero rocoso en busca del primer objetivo…

… el Refugio Otto Meiling, a 1920 mts, se encuentra sobre una plataforma de rocas abrazada por los largos brazos formados por los glaciares Overa Negro y Alerce, sobre su fondo se elevan majestuosas dos de las cúspides candidísimas del Tronador, ya que por nuestra posición geográfica el pico chileno se oculta como sorpresa sólo para los que se animan a ir en su búsqueda… Este refugio de montaña es uno de los mejor equipado y conservado, con un impecable servicio de hospedaje, tanto por su confort y limpieza como por la cálida atención que brindan todos los que en allí trabajan… Diariamente se acerquen aquí muchos amantes del trecking a disfrutar de este extraordinario entorno.

Luego de un liviano almuerzo, más bien una picadita, y una merecida siesta, nos equipamos con los grampones, piquetas, arnés, mosquetones, cuerdas, tornillos para hielo,…. y junto a Crai vamos a realizar unas prácticas de escalada en las profundas grietas del glaciar Overa Negro, cercano, tan solo a pocos metros del refugio. ¡Que excitación rapelar en medio de este mundo de mágicas formas y colores formado en los glaciares!… Azules, turquesas, verdes, aguamarinas… Maravillosas tonalidades son irradiadas por los rayos solares en su choque con los cristales del hielo… Grandes cuevas, túneles subterráneos, un mundo de cavernas heladas en estas profundidades… Una vez abajo, hay que subir, una piqueta, la otra, un pie apoya, el otro sube, de vuelta la piqueta… Varios resbalones, la técnica de esta escalada tiene sus secretos, hay que encontrarlos, algo, aun me falta descubrir… No es poco el esfuerzo, son varios metros verticales, en casos extraplomados…

Ya esta cayendo el sol, volvemos al refugio y nos entregamos a disfrutar unos riquísimos mates sentados sobre unas rocas, apreciando el imponente paisaje que nos rodea… El Tronador, al poniente, se entrecorta majestuosa y terrible sobre el intenso azul de un cielo, resplandeciente, por efecto de los rayos del sol en el candor purísimo de los glaciares y nieves que cubren sus llamativas cumbres… Al levante las góticas agujas que forman los cerros Catedral, Capilla y López…. Al sur la cadena de los Andes Australes, una larga vista de gigantes moles con su cumbres blancas, una tarde perfecta, no hay nubes que las tapen…

Temprano aun y gracias a la gran pericia culinaria de Pablo tomamos una buena comida y nos vamos pronto a descansar… Si continua el buen tiempo saldremos para la cumbre bien temprano por la mañana… El refugio Otto Meiling cuenta con una planta baja donde funciona el espacio de bar/comedor con cocina integrada, los baños y una pequeña área de administración, depósito y bodeguita de buenísimos vinos… Y un primer piso, o mejor descripto como un gran altillo, lleno de colchones, hasta cuatro hileras de quince colchones, donde uno lleva su propia bolsa de dormir.

A las tres de la mañana Crai nos despierta y nos da la fausta noticia de que el tiempo es espléndido… Un buen desayuno y nos ponemos en marcha a las cuatro. El cielo está extremadamente límpido, cuajado de innumerables estrellas, la luna en su cuarto creciente, resplandece en el campo blanco de los hielos y nieves; Hay un gran silencio, todo reposa en una paz soberana, la gran luminosidad nos permite avanzar sin necesidad de nuestras linternas frontales. Realizamos nuestros primeros pasos hacia unas rocas cercanas donde nos colocamos los grampones y formamos la cordada, Crai adelante, yo voy al medio y Pablo cerrando la hilera, a unos diez metros uno de otro, ya que al avanzar por estos glaciares aun recubiertos por la nieve del invierno pasado, se corre el peligro de caer en alguna grieta aun oculta.

Así encordados, con la nieve dura por el frío de la noche, seguimos el rápido ritmo que marca Crai. Cuando la pendiente aumenta la marcha se hace más lenta, un paso hacia delante, un imperceptible descanso antes de mover la otra pierna y luego el paso siguiente. Nuestro rumbo inicial es al noroeste, hacia el Filo Lamotte, nos sentimos bien, fuertes, procuramos evitar el zigzageo, por momentos enfrentamos a fuertes trepadas, hay que alcanzar la cota de los 2400 metros… Aquí cambiamos el rumbo hacia el suroeste, es larga la travesía, ahora suave la pendiente… A nuestro frente sobresale, como el enorme lomo de una ballena blanca, los hielos y nieves del Filo La Vieja, hay que cruzarlo…

…Tan solo el ruido de las puntas de los grampones al penetrar en la nieve acartonada y el murmullo del viento, que a medida que muere la noche comienza a despertar, nos acompaña en estas inmensidades… En el horizonte la luz de la luna y las estrellas reflejan en los cristales de este mar helado formando una brillante alfombra, recortada de tanto en tanto por extrañas líneas opacas… Las peligrosas grietas, profundas heridas aun no cicatrizadas de la montaña, que debemos con tiempo anticipar y evitar.

Son las cinco y media de la mañana…Al traspasar el Filo La Vieja retomamos el rumbo noroeste a través del torrente del glaciar Manso, una gigantesca masa helada que desciende mansamente como un mar en su día más calmo, la nieve que descansa en él forma un gran callejón, una amplia avenida… En su extremo inferior, sobre el corte abrupto de la montaña, se forman colosales y fantásticos seracs que van cayendo, saltando cuan clavadistas al vacío, no sin gran estropicio, sobre el colchón de las viejas cenizas de este volcán… En este lecho de muerte estos gigantes bloques de hielo resurgen, así como el ave fénix, formando el Ventisquero Negro, un glaciar reconstituido de llamativo color grisáceo, mezcla del hielo, residuos de pasadas morrenas y las cenizas volcánicas.

Con calma, pero con rápido paso avanzamos por esta blanca avenida. Solo nos frena el helado y cada vez más intenso viento que desciende encajonado desde la cumbre. Repentinamente, como el abrir del telón, las luces del alba dan comienzo a una impresionante función… En su levante el sol despierta con todo el esplendor de una arcana magnificencia de fuego, luces y colores… En nuestro horizonte los picos del Tronador, sus amenazadores hielos, blanquísimas nieves y su débil pared de roca a pique, arden como un incendio con el impacto de los primeros rayos… A nuestra derecha el imponente paredón del Filo La Vieja, cortado tanto en tanto por hendiduras de alguna profunda grieta… Momentos de gran contemplación, donde espontáneamente nos brota, desde el fondo de nuestra pequeñez, un agradecimiento a la naturaleza, a Dios, como sublime director de esta obra, de esta maravillosa pieza teatral.

Bien pasadas las siete entramos en nuestra aproximación final, recorremos la zona de la Depresión, una gran plataforma de hielo con una imperceptible pendiente negativa surcada por grandes grietas que debemos ir contorneando… Ahora una pequeña pared, no sin trabajo hay que pasarla… ¡Que sorpresa! ¡Que estremecedor!… Los tres picos en su plena visión… Frente a nosotros, por primera vez, el pico chileno, redondeado por sus bellos glaciares, con escuetas paredes de rocas corroídas por el transitar de estos miles de años… Estamos en el collado de la montaña… Conocido como el Col del Viento, por ser un pasaje continuo de los fuertes vientos que entran del oeste… Los bravos vientos del Pacífico.

Ahora si, a todo o nada… nos enfrentamos con la cumbre, el pico argentino… Una escalada intensa, un desnivel de 200 metros, hielo y nieve, grietas, seracs a sus costados, pendientes mayores a los 60º… Ya que somos tan solo tres, nos reequipamos y trepamos encordados a escasa distancia uno de otro… Crai a la cabeza… Lo seguimos, lo más cerca posible, esto nos ayuda, en el andar en la fuerte pendiente, a controlar las ráfagas que nos dispara del viento, embates que sentimos así como garras de un feroz animal en pleno ataque… Vamos que ya estamos, nos alentamos… Un descanso, nos hidratamos, unas frutas secas… Crai sigue… Ahora solo… Va encordado… Fija unos seguros y avanza… Desde abajo lo aseguramos… Ahora voy yo… Luego seguirá Pablo… Si ya estamos… Estamos los tres en la cumbre… Que cumbres, los tres picos del Tronador, majestuosos, implantados sobre mares y ríos de nieves y glaciares… aquí estamos en un lugar más hermoso que cualquier otro – por qué tengo que seguir viaje?

Ahora, recogido, nuevamente en Pampa Linda, revivo esta alucinante aventura, al abrir los ojos y contemplar, como en su momento hiciera Otto Meiling, estas incomparables bellezas… Una y otra vez, como el repiqueteo de aquel pájaro carpintero… Solo en mi cabeza taladran las palabras… Gracias… Gracias Naturaleza… Gracias Dios… Tu obra… Una maravilla… Incomparables bellezas… Un lugar más hermoso que cualquier otro… Solo un Divino Arquitecto pudo hacer este Monte Tronador…

Más fotos: http://www.champaqui.com.ar/tronador.htm
Fuente: ALTO RUMBO – TURISMO ALTERNATIVO (http://www.champaqui.com.ar)





Expedición Patagonia – Ascensión al volcán Lautaro

4 05 2008

A principios de este año Juan Carlos Gómez, el que fuera Jefe de la Expedición que coronó el Everest en 1991, me propuso ir a la Patagonia con el propósito de intentar la ascensión al Volcán Lautaro, situado en el hielo patagónico sur. Yo no había oido hablar de esta montaña, pero pronto comenzó a cautivarme, no por su altitud, ni por su dificultad, pero si por su aislamiento. Convenía que fuéramos más de dos, así es que se lo propusimos a Juanjo Haya, participante en varias de las expediciones al Himalaya, protagonizadas por el Grupo del Politécnico. También vendría su mujer, Ana, con un historial en Alpes suficiente para afrontar con garantías la actividad que pretendíamos… Seguí leyendo sobre esta expedición en los siguientes links:

Primera parte: http://turyciclo.com/2007/12/18/expedicion-patagonia-2007-ascension-al-volcan-lautaro/

Segunda parte: http://turyciclo.com/2008/01/05/expedicion-patagonia-2%c2%aa-parte/

Tercera parte: http://turyciclo.com/2008/01/09/expedicion-patagonia-3%c2%aa-parte/